El Adversario por Emmanuele Carrère






Editorial: Anagrama
Nº Pág.: 176 pág.
Género: Novela, Drama
Primera edición: 2000











El 9 de enero de 1993 un hombre mató a su esposa, sus hijos y sus padres, e intentó sin éxito suicidarse. La investigación reveló que no era médico, tal como pretendía. Mentía desde los dieciocho años y se había construido una existencia ficticia. A punto de ser descubierto, prefirió suprimir a aquellos cuya mirada no hubiera podido soportar. Una escalofriante historia real que es un viaje al corazón del horror y ha sido comparada con A sangre fría de Truman Capote.


Antes de nada quiero dejar por escrito que creo que ésta será mi reseña más difícil de escribir. Hace un año habría ignorado el redactarla. A otra cosa, mariposa. Pero esta vez tengo el propósito de reseñar todos los libros que lea porque después, cuando ya pasan meses, y las releo me produce un sentimiento muy gratificante.

El Adversario. Vamos allá. Para empezar es muy difícil catalogar este libro. Sé lo que no es. No es una novela, no es un ensayo, no es una crónica, no es ficción. Pero no sé lo que si es. Así que esta vez no voy a catalogarla. Tampoco es un Gran Libro. No es de esos que coges porque es genial, porque es un bestselles ni nada de eso. Suele venir recomendado por alguna persona (como fue mi caso) pero siempre acompañado de la coletilla "no sé si te va gustar". Es más, yo creo que si no fuera porque cuenta hechos reales ni siquiera tendría esas recomendaciones. Creo que si fuera ficción pasaría completamente desapercibido en las estanterías por lo irrisorio de la historia. En este caso la realidad verdaderamente supera la ficción.

“El privilegio de la mentira es que siempre vence al que pretende servirse de ella”. Albert Camus

Todo empieza el 11 de febrero de 1954, cuando en una pequeña población cerca de Suiza nace Jean-Claude Romand, hijo único de una familia de madereros. Siempre fue un niño tímido, solitario, bueno en los estudios. De pequeño le enseñaron que no se debe mentir. Que un "Romand es franco como el oro", pero a la vez que "no había que decir ciertas cosas, aunque fuesen la verdad". Lo que nosotros llamaríamos mentiras piadosas. Y como su madre es una persona con una salud sensible que lleva mal las malas noticias Jean-Claude decide no importunarla con fruslerías. Él admiraba a su padre, que no dejaba traslucir sus emociones y pensó en imitarle. Incluso en el examen de bachillerato eligió el tema "¿Existe la verdad?".

Luego, Jean-Claude inicia la carrera de Medicina y todo va bien hasta que en segundo no se presenta a un examen eliminatorio, lo que hace que nunca llegue a terminar su formación como médico, mientras a los demás les cuenta todo lo contrario. Finge, elude, miente. Se convierte en un auténtico experto en la Mentira.

"Él hubiese preferido sufrir de veras un cáncer que la mentira -pues la mentira era una enfermedad, con su etiología, sus riesgos de metástasis, su pronóstico reservado-, pero el destino había querido que contrajese la enfermedad de la mentira, y no era culpa suya haberla contraído."

Durante once años se matriculará en el segundo curso sin aprobarlo nunca, viviendo del dinero de sus padres, sin que ellos sospechen nada puesto que él se dedica a administrarlo. Se casará, tendrá dos hijos, y aparentará ser un investigador reputado en la Organización Mundial de la Salud. Pasará los días en los aparcamientos, descansos de las autopistas, asistiendo a alguna conferencia en la OMS para el público, en fin, viendo pasar el día.

“...el vacío total que rodeaba su impostura. No había nada detrás de su doble vida. Ni un vicio, ni una perversión sexual. Simplemente deambulaba”.


Algunos dirán que es un vividor, otros que está enfermo, otros que es un psicópata. Pero Jean-Claude aparenta ser un buen hombre, tímido, modesto, con una gran carrera, querido por sus vecinos y respetado en su comunidad. Dicen que la mentira tiene las patas muy cortas. Pues en este caso, fueron muy largas, tan largas que permitieron a Jean-Claude caminar durante 18 años sin que nadie le descubriese.

Me pasó una cosa muy curiosa con esta historia. Pese a saber que era una historia real no busqué nada sobre sus protagonistas antes de leerla. Sabía todo lo iba a pasar porque la sinopsis del libro ya lo relata, no hay un misterio que descubrir ni nada de eso. Lo esencial de todo es que estamos leyendo, en realidad, la biografía de una vida. En mi cabeza me hice una imagen de Jean-Claude sin haber visto una foto suya. Y es muy extraño, que cuando vi su foto en google, era tal cual. Era igual a cómo me lo había imaginado. No he caído en la trampa de ponerla en esta reseña, para que aquél que quiera hacer el mismo experimento que yo, pudiese hacerlo.

"Los psiquiatras hablan de conducta "ordálica", lo que quiere decir que ha confiado su suerte al destino."

Pero como todas, esta historia también tiene un final. Por acontecimientos aislados sus mentiras están a punto de ser descubiertas. Y él decide suicidarse, un proyecto que tiene hace mucho en la mente, pero que nunca ha llegado a realizar. Su razonamiento, sin embargo, acabó por fallarle. Termina creyendo que no lo debe hacer, que debe evitarles a sus seres queridos el mal trago de conocer la realidad de su vida y mata a su mujer, sus hijos, sus padres y al perro de éstos. Y así es como se inicia este libro. Con la muerte de esas personas.

Lo que más me ha impresionado es como poco a poco se desgrana la historia de Jean-Claude. Iremos siguiendo su declaración en el estrado, iremos viendo como la mentira, la estafa y luego la muerte marcan a esa persona. Yo personalmente me he planteado mucho esto de la mentira piadosa. Todos la utilizamos, todos lo hemos hecho alguna vez. ¿Pero nos define? No lo sé.

"Cuando hacía su entrada en el escenario doméstico de su vida, todos pensaban que venía de otro escenario donde interpretaba un papel distinto, el del hombre importante que recorre el mundo (...). Pero no existía otro escenario (...). Fuera, se encontraba desnudo. Volvía a la ausencia, al vacío, al blanco, que no eran un percance de ruta sino la única experiencia de su vida."

Desde luego es una historia que sobrecoge y sobrecogió en su momento a la sociedad francesa. Me gustó cómo ha tratado el tema el autor. Me gustó como el propio Emmanuele Carrère se cuestiona a si mismo por tener el interés en ello, por cartearse con el autor de unos hechos tan escabrosos, como hasta se plantea si hay una "amistad" y lo que esto dice de él. Pero todos caemos en la trampa de interesarnos por una historia que no debería ser interesante. Incluso yo al leer este libro.

Se me está alargando la reseña, lo siento, pero esto es más que un simple comentario. Es la crónica de unos hechos reales. Al buscar en google sobre ello, vi que, incluso, hay dos películas, una francesa "El Adversario", que es totalmente fiel y otra española "La vida de nadie", que es una adaptación. Vi la primera y me sentí hipnotizada al ver en carne y hueso lo que me había imaginado en mi cabeza. Os recomiendo también la película porque es una gran reproducción de lo hechos y si nos os animáis con el libro es una buena sustituta.
 
Y me gustaría terminar esta reseña tal y como empezó, con el título del libro. Remite a Apocalipsis 12,7, donde se denomina al Diablo “El Adversario”, que “engaña al orbe entero”. Muy bien elegido. Supongo que todos tenemos una lucha interna, con nuestro propio adversario interior. Pero en caso de Jean-Claude ganó su otro yo.

En fin, es una lectura incómoda y no sé si os va a gustar pero recomiendo este libro a todos. ¿Alguien se atreve?

"Pensé que escribir esta historia sólo podía ser un crimen o una plegaria". Emmanuele Carrère




Por Nitha

No hay comentarios:

Publicar un comentario